29 de mayo, 2021

Románico en los Barrios de Bureba

Enrique del Rivero

Enrique del Rivero 29 de mayo, 2021 · 3 minutos

La localidad de Los Barrios de Bureba goza de una privilegiada ubicación en pleno centro de la gran cuenca sedimentaria de La Bureba. En sus afueras, a unos 700 metros del núcleo urbano, se localiza su monumento más famoso: la ermita románica de San Facundo o San Fagún, de la que sólo ha llegado hasta nuestros días su cabecera. Este templo fue la parroquia de un antiguo y desaparecido barrio.

Tres barrios burebanos

En un pequeño altozano que se levanta en el extrarradio de la localidad de Los Barrios de Bureba se puede admirar una de las construcciones más singulares de todo el románico burgalés. Su originalidad radica en que lo único que queda del templo primitivo es su cabecera o ábside. El templo perteneció al despoblado barrio de San Fagún, que junto a los de don Gustio y de la Toviella, formaron parte de la actual localidad de Los Barrios de Bureba.

Junto a la carretera

Situada a la vera de la carretera, el inconfundible perfil de esta ermita consagrada bajo la advocación de San Fagún se ve reforzado por la espadaña de cuatro vanos que se alza sobre el arco triunfal de la antigua iglesia. En el exterior de la ermita se puede leer una inscripción que ilustra sobre la fecha de su edificación: el año 1181 de la era cristiana.

Presbiterio y ábside

La ermita de Los Barrios de Bureba presenta una marcada planta en la que se distingue el tramo recto del presbiterio y la cabecera semicircular dividida en tres paños. El central, al que se abre una ventana decorada en su interior por dos originales arcos polilobulados, aparece delimitado por dos contrafuertes formados por sendos haces de tres columnas, siendo más gruesa la del medio.

Capiteles del exterior

En el capitel central del haz de columnas meridional aparece una figura humana con las manos unidas a la altura del pecho y custodiada por dos animales cuadrúpedos. Es muy posible que su iconográfica represente al profeta Daniel en el foso de los leones. Los capiteles laterales se adornan, respectivamente, con tres personajes vestidos con ropas talares y un curioso individuo con los brazos convertidos en incipientes alas. Los capiteles del otro haz de columnas se adorna con temas vegetales.

Canecillos

Unos sencillos canecillos decoran el alero del tejado. En su iconografía se alternan los dobles y triples modillones, distintos animales —cerdos, bóvidos, conejos— y cabezas humanas. Entre estas últimas llama la atención una que muestra gruesos labios. La imposta, con forma de doble nacela, que recorre el exterior del ábside a la altura del umbral de las ventanas ha ayudado a los expertos a confirmar la datación de este templo burebano en el último cuarto del siglo XII.

Marcada espadaña

El contrapunto arquitectónico de la ermita de San Facundo es su llamativa espadaña. Se alza sobre el arco triunfal que antaño separaba la cabecera de la nave y aparece reforzada por contrafuertes dobles que descargan los empujes gravitacionales. Rematada a piñón, cuenta con dos pisos en los que se abren un par de troneras en cada uno. También luce un pequeño campanil.

CÓMO LLEGAR

Hay que partir de Burgos por la A-1, con dirección a Irún. Al llegar a Briviesca es necesario tomar la desviación que enfila hacia Cornudilla. Tras pasar por Terrazos la carretera alcanza Los Barrios de Bureba. La ermita de San Facundo se encuentra aislada a unos 700 metros de la localidad y justo al lado de la carretera CL-632.